Hemeroteca 2016

"Llegará el día en que la distinción entre lo creado por el ser humano y lo creado por algoritmos será imposible de detectar"
"Llegará el día en que la distinción entre lo creado por el ser humano y... 03-11-2016 Congreso del Libro Electrónico


Entrevista a Lauren Romeo que participará en la conversación inaugural del Congreso Ebook en donde se analizará el futuro inmediato del mundo del libro

Junto a la experta en lingüística computacional estarán el especialista en big data Alberto Betella y el periodista Daniel Seseña

"Hacia dónde vamos, ¿cómo será el mundo del libro en el año 2025?" será la conversación inaugural encargada de abrir la IV edición del Congreso del Libro Electrónico de Barbastro. Para hablar sobre un futuro no tan lejano, la cita contará con los expertos en big data y lingüística computacional Alberto Betella y Lauren Romeo, quienes charlarán con el periodista Daniel Seseña para hacer un pequeño análisis del impacto de las tecnologías más punteras en el mundo del libro.

Big data, Inteligencia Artificial, Neurolingüística son palabras que de primeras pueden parecer de una gran complejidad y lejanas. No obstante, sin darnos cuenta, son tecnologías que llevan un tiempo entre nosotros, integradas en nuestro día a día. Para Lauren Romeo, doctora en lingüística computacional, con una especialización en ingeniería del lenguaje y directora científica de Tekstum Solutions, "representan palabras técnicas que son relativamente nuevas en el léxico convencional, pero sus aplicaciones ya llevan mucho tiempo impulsando y transformando no sólo cómo leemos, sino también cómo accedemos, interpretamos y procesamos datos en general".

Romeo las simplifica ilustrándolas con un caso fácil de entender: Netflix. "La plataforma usó información obtenida de sus suscriptores para garantizar el éxito de su serie House of Cards. Antes de que la serie se emitiera, Netflix ya sabía que sería un gran éxito con los suscriptores debido a su conocimiento profundo de lo que vieron, lo que terminaron de ver y las series o películas que disfrutaron".

Y es que este tipo de tecnologías están presentes desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. "Casi todo lo que hacemos y todas las aplicaciones con las que interactuamos recopilan datos nuestros de una forma u otra: desde sitios web, móviles, televisores, despertadores, etc. Se extraen de muchas maneras diferentes a través de: cookies para monitorizar la navegación web, señales GPS en teléfonos celulares...", asegura Romeo, advirtiendo que "los conocimientos que se pueden extraer sobre los usuarios, sus actividades y sus intereses son prácticamente ilimitados".

"Todas las aplicaciones con las que interactuamos recopilan datos nuestros de una forma u otra"

El uso del big data no queda ajeno al mundo del libro electrónico donde se ve claramente la transformación tanto en "cómo leemos y cómo consumimos libros". De esta manera, la especialista  explica que uno de esos cambios viene de la presencia de editores, autores y libros en las redes sociales, promocionando la interacción con los lectores. El uso de las redes sociales se une a las mejoras técnicas provocando un cambio importante. "Las acciones que se pueden derivar de estas revelaciones moldean e influyen en la creación de contenido, así como en estrategias de marketing y comercialización con altas probabilidades de éxito tanto desde la perspectiva de los lectores como desde la perspectiva de los editores", comenta. La experta en lingüística computacional pone un reto en el horizonte para el sector: "el próximo paso será encontrar el equilibrio entre el uso de datos y la creatividad de sus aplicaciones para el mercado del libro".

¿Esta recopilación de datos es más beneficiosa para el lector o para las empresas? Romeo tiene clara la respuesta: "los beneficios de estos datos son realmente positivos tanto para los lectores como para los editores. Los lectores descubren más material que refleja y satisface con mayor exactitud sus necesidades, mientras que los editores fomentan la creación de libros aún mejores, que a su vez generan beneficios al identificar lo que los lectores quieren leer".

Cómo interpreta una máquina los sentimientos

¿Puede una máquina reconocer la ironía de un comentario en una red social o detectar un sentimiento? Algo que puede parecer ciencia ficción es posible gracias al uso de técnicas del campo del "Procesamiento de Lenguaje Natural" (PLN), capaces, según la experta, "de clasificar automáticamente el sentimiento porque busca patrones ocultos en grandes volúmenes de datos cualitativos y luego usa esta información para aprender características comunes en el uso del lenguaje que indican un sentimiento específico". Así, el programa va analizando aspectos como vocabulario particular, coloquialismos, frases... Pudiendo reconocer incluso la ironía.

Pero el avance de la tecnología va un paso más allá, no se queda en el análisis, sino que provoca que las máquinas sean capaces de escribir. "Los algoritmos para crear y generar contenido seguirán mejorando. Llegará el día en que la distinción entre lo creado por el ser humano y lo creado por algoritmos será imposible de detectar", augura Romeo, quien cuenta que ya existen esos programas informáticos que "pueden generar noticias y artículos de negocios bien escritos, poesía, narrativas y más a menudo, novelas".

Para finalizar, Romeo destaca el buen lugar que ocupa el mercado español en el uso de estas tecnologías gracias a la existencia de startups punteras, de buenos departamentos de investigación en las universidades y la presencia de grandes empresas en el país. "Es un momento muy emocionante para el mercado de la tecnología en España", concluye.

El Congreso del Libro Electrónico está organizado por la Diputación Provincial de Huesca y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Barbastro, Amazon España y la UNED.