Hemeroteca 2016

La DPH reanuda las visitas guiadas a la Cartuja de Monegros que se amplía a los sábados
Cartuja de las Fuentes. Cartuja de las Fuentes. 08-07-2016 Oferta cultural Turismo

El primer día será este sábado, de 9 a 14 horas, con acceso libre y continuarán los fines de semana hasta el próximo 4 de septiembre.

Los primeros trabajos urgentes del proceso de rehabilitación de este bien de interés cultural adquirido por la DPH se han centrado en la sustitución de cubiertas y en el chapitel y están prácticamente finalizados.

Para dar a conocer al público el conjunto de Nuestra Señora de las Fuentes, la Diputación Provincial de Huesca reanuda el día 9 de julio las visitas guiadas que amplía a los sábados. El servicio se desarrollará de 9 a 14 horas durante los fines de semana y se abre también a grupos interesados mediante la reserva previa.

Una vez finalizada la grabación en este enclave de las primeras imágenes del largometraje Incierta gloria dirigido por el cineasta Agustí Villaronga y prácticamente finalizados los primeros trabajos urgentes en las cubiertas y el chapitel, la Diputación quiere seguir la senda de sacar del olvido este bien de interés cultural que inició con su adquisición y ofrece durante el periodo estival -hasta el 4 de septiembre- visitas gratuitas, de aproximadamente una hora de duración, para adentrarse en este monasterio situado en el corazón de los Monegros, dentro del término municipal de Sariñena y en las cercanías de Lanaja, y que fue creado a principios del siglo XVI, el 11 de febrero de 1507, como la primera fundación cartujana en Aragón.

Las visitas serán los fines de semana de 9.00 a 14.00 horas

La Cartuja es posiblemente el más desconocido de los grandes monumentos altoaragoneses, a pesar de constituir un excepcional conjunto arquitectónico de estilo barroco tardío en el que todos los expertos visualizan la influencia del gran arquitecto Ventura Rodríguez y cuyo diseño y construcción se relaciona estéticamente con algunas de las grandes construcciones religiosas contemporáneas, como puede ser la basílica del Pilar de Zaragoza.

Estas son algunas de las ideas que quieren sacarse a la luz con unas visitas que dejaron de prestarse el pasado mes de abril por parte del Gobierno de Aragón al rescindir el contrato con la empresa que hasta entonces venía prestando el servicio. Durante los próximos dos meses, la encargada de coordinar el nuevo programa de difusión será la empresa monegrina Sueña Monegros con un equipo íntegramente de la zona, compuesto por una guía con la titulación específica y un historiador y también se contara con Alberto Lasheras, uno de las personas que mejor conoce todas las vicisitudes y anécdotas ligadas a este conjunto.

En un recinto de unas cinco hectáreas, el recorrido propuesto para el público se realizará por el conjunto arquitectónico propiamente dicho, formado principalmente por la iglesia, el pequeño claustro, parte del gran claustro y los restos en su mayor parte en ruinas, de las celdas.

Recuperar la Cartuja de Las Fuentes ha sido una aspiración y una reivindicación de Los Monegros desde hace más de dos décadas, ya en 2013 fue incluida por Hispania Nostra en la lista roja de patrimonio que recoge aquellos elementos del patrimonio histórico español sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. Por eso también estará presente en este programa divulgativo el proceso para detener y revertir el deterioro de la Cartuja.

En cuanto a lo que es el proyecto de recuperación, la Diputación ha finalizado ya los trabajos para recuperar el chapitel que han consistido en la reconstrucción de la estructura de madera tras lo que se han colocado nuevas tejas que simulan a las original y en las próximas semanas se dará fin también a la primera fase en las cubiertas que estos últimos días aparece centrada en las capillas después de haber actuado en la nave principal y zimborrios.

Siendo importante el valor de este conjunto desde el punto de vista arquitectónico, más si se tiene en cuenta que la parte escultórica del mismo fue realizada por Carlos Salas Vilaseca, es la parte pictórica lo que sorprenderá más al visitante: más de dos mil metros cuadrados de pinturas murales distribuidos por paredes y techos de la iglesia conventual, claustro de capillas y otras dependencias del inmueble. Se trata de una de las mayores manifestaciones dentro del panorama de la pintura barroca aragonesa, no solo por su extensión, coherencia, significado y calidad, sino también por constituir la obra fundamental de fray Manuel Bayeu, que la desarrolló durante mas de treinta años.