Hemeroteca 2016

La sala de exposiciones de la DPH toma la forma de la casa Ena mientras el clown rescata la figura del payaso Marcelino
Un momento de la inauguración. Imágenes: J. BROTO / DPH. Un momento de la inauguración. Imágenes: J. BROTO / DPH. 17-09-2016 Oferta cultural Becas y Premios

Si no fuera porque el recuerdo de la galerista María Jesús Buil ha estado muy presente en el día de hoy, la Diputación de Huesca acogía, al llegar a los quince años las Becas de Artes Visuales, una fiesta de la cultura, de los jóvenes creadores oscenses y donde ha quedado patente la importancia de las ayudas al arte y los "sorprendentes frutos que dan, hay ideas innovadoras y creadores rompedores", como hoy ha manifestado la responsable provincial de Cultura, Berta Fernández, quien afirmaba que "para nosotros es una acto cargado de importancia y de simbolismo, significa continuar con una tradición centenaria de la Diputación en el apoyo a la formación de artistas".

Después de un año de trabajo, hoy han visto la luz los proyectos de la Beca Ramón Acín y Antonio Saura o, lo que es lo mismo, de Sara y Pablo Álvarez. Dos propuestas colaborativas y multidisciplinares que miran y ahondan en la casa Ena, un emblemático edificio del casco histórico de Huesca vinculado a su familia, pero que también fue el domicilio familiar de Ramón Acín, mito de la cultura oscense que da nombre a la propia beca. La casualidad ha querido que su hermano Pablo Álvarez obtuviera la otra ayuda que ha dirigido a su formación como clown en Estados Unidos, donde ha descubierto e investigado a un personaje menos conocido pero no menos interesante: el payaso Marcelino Orbés, uno de los famosos de la época que nació en 1873 en Jaca y falleció en 1927 en Kensico (Estados Unidos).

Cuando uno se adentra en la sala de exposiciones le parece estar deambulando por las habitaciones vacías de la casa Acín-Monrás, darse cuenta de cómo el paso del tiempo ha ido marcando sus paredes y las fotografías, audiovisuales y grabados permiten documentar el paso del tiempo, uno de los temas centrales de este proyecto cuyo punto de partida para Sará Álvarez está en el momento cuando la casa tenía que ser reparada y era necesario vaciarla de objetos acumulados a lo largo de los años.

Bajo el mural de Saura, Pablo Álvarez descubre al público momentos de la rutina diaria de un payaso y de la vida de Marceline, como se le conocía normalmente y que se consagró en uno de los cómicos más populares del mundo occidental. En su proyecto en la Diputación adelanta su Ópera Clown, una reactualización del género chico de la zarzuela y homenaje a Marcelino Orbés que quiere estrenar el próximo año en la plaza López Allué de la capital altoaragonesa. Aquí se pueden apreciar guiños a las tradiciones locales, al cartelismo del circo tradicional y otras referencias a las tiras cómicas publicadas en la época sobre este payaso. Hoy ha dirigido una performance que también servía de aperitivo (no solo por la hora) de lo que sería la representación final del libreto, a lo que en la jornada de hoy se ha añadido actividades de globoflexia que han puesto en práctica pequeños y otros que no lo eran tanto.

Hoy la Diputación se ha llenado de representantes de agentes de la cultura y el tejido social oscense, con muchos de los colaboradores en los proyectos como Orencio Boix, María Jesús González, Patricia Gómez, Javier Aquilué o Marta Jiménez Salcedo, pero también de la Fundación Ramón y Katia Acín, de la Escuela de conservación y restauración de Huesca, de la Banda de Música, la comparsa de gigantes y cabezudos, el grupo Sonería, Arcadia, Atades Huesca o la asociación Aeno, entre un largo etcétera de familiares y amigos de artistas y de otros becados a lo largo de la historia.

Ambas exposiciones pueden visitarse de lunes a viernes, de 18 a 21 horas, y los sábados y domingos, en horario de 12 a 14h y de 18 a 21 horas y las exposiciones llevan aparejado un amplio programa didáctico.

>>Acceda a toda la información sobre La casa Ena

>>Acceda a toda la información sobre Construyendo una sociedad clown