Hemeroteca 2017

La DPH alterna la restauración de La Cartuja con el programa de apertura con 5.000 visitantes que ya han podido acceder a los claustrillos
Visitantes admirando las pinturas en la zona del claustrillo. M. ABARDÍA Visitantes admirando las pinturas en la zona del claustrillo. M. ABARDÍA 29-07-2017 Oferta cultural Turismo

Desde que la Diputación Provincial de Huesca adquiriera el conjunto arquitectónico de La Cartuja de las Fuentes, ha intentado compatibilizar los trabajos de recuperación con el programa de apertura de puertas que ya supera los 4.800 visitantes. El grupo de hoy ya a podido acceder de nuevo a los claustrillos, de estilo benedictino, y donde se localizan algunas de las pinturas de estilo rococó de Manuel Bayeu.

 

Después de salvaguardar las cubiertas de esta zona y de la intervención urgente en unas de las pinturas junto a las catas realizadas para poder actuar en los pavimentos, ha vuelto a abrirse al público el claustrillo de las capillas donde antaño celebraban su misa diaria. En el techo, las pinturas muestran una serie de alegorías que recuerdan cómo debía ser un buen cartujo. Durante la mañana de hoy los guías han acompañado a los visitantes hasta la capilla de San Bruno donde han podido descubrir el autorretrato de fray Manuel Bayeu, mientras en la de La Asunción admirar la pintura del Nacimiento de La Virgen. También en esta parte del monasterio hay huellas del paso de la guerra y yeserías rococó adornan algunas capillas, algo no muy frecuente de encontrar.

La Diputación acabará este año con la tercera fase de las obras que se está ejecutando con una inversión de más de 300.000 euros y con la que se quiere finalizar una de las parcelas más urgentes como es la restauración de la práctica totalidad de las cubiertas. Los trabajos en esta fase se han centrado en el atrio, la galería noreste, sacristía y también en las galería central y el claustro donde ahora se trabaja.

Al mismo tiempo, la Diputación abre más de 100 días este conjunto a lo largo de este año tanto los fines de semana como los festivos, el próximo será el 15 de agosto, después el día del Pilar, el 1 de noviembre y en diciembre los días 6 y 8 de diciembre. Además, hasta completar las jornadas disponibles, varios días al mes también pueden visitarla grandes grupos, en este caso con reserva previa en el correo visitalacartuja@dphuesca.es o en el teléfono 678 436297.

En pleno corazón de Monegros y en las cercanías de Lanaja se erige este monasterio donde la Diputación puso en marcha un programa de visitas guiadas pensadas para acercarlo al público que en este mes de julio cumplen el primer aniverasario. Desde entonces cada fin de semana y de forma gratuita, el equipo de Sueña Monegros se ha encargado de abrir los entresijos y secretos de La Cartuja a todo aquél que quiere acercarse a conocerlos en horario de 11 a 14 horas. Y han sido muchos: en lo que llevamos de año 3.313, a los que hay que sumar las 1.609 personas de los meses de 2016 que han invertido una mañana del sábado o del domingo en adentrarse en las maravillas de un conjunto no solo de gran valor arquitectónico, sino también de una enorme riqueza pictórica con dos mil metros cuadrados de pinturas murales distribuidas por paredes y techos que hacen de este conjunto incluido entre los tres más importantes de Aragón, a la altura de las pinturas murales de la Basílica del Pilar de Zaragoza y a las de la Cartuja del Aula Dei.

Las personas que se acercan hasta este monasterio, en el término municipal de Sariñena, no quedan decepcionados. A la riqueza artística de la construcción se le suma una historia  trepidante que recoge usos diversos a raíz de la desamortización de Mendizabal, cuando pierde su uso religioso original y pasa a desempeñar diferentes funciones como la de balneario o, desde finales del siglo XIX, explotación agroganadera. Todo esto y muchos detalles y curiosidades más han podido conocer los miles de turistas que han hecho una excursión a este enclave histórico.

La visita a la Cartuja es una actividad amena y dinámica que combina historia, arte y detalle por parte de los guías y, además, supone un corto trayecto desde las capitales de las provincias de Zaragoza y Huesca. De ambos territorios es de donde proceden la mayoría de los visitantes de este último año, siendo también asidua la presencia de vascos, castellanoleoneses, navarros y catalanes. Mucho menos habituales pero seguro que más llamativas han sido la llegada de turistas de diversos puntos de Europa como Bélgica, Italia, Holanda y Austria, de América provenientes de Canadá o Venezuela, o de la lejana Filipinas.