La familia mal gracias

La familia mal, gracias es un programa de cine y video en varias localizaciones de la provincia de Huesca en el que se visualizarán diferentes películas y obras audiovisuales en torno a diversas maneras de entender la familia, su evolución y representación. Comisariado por Joana Hurtado.

Con el álbum de fotos la familia se construye una identidad estable y estabilizadora. Una imagen, la de la familia unida y feliz, que la foto fija y el cine difunden, asegurando así tanto sus raíces como su futuro. Por eso las sociedades conservadoras, donde la familia se considera fundamento y metáfora de su rectitud moral, han visto y ven en el cine un altavoz propagandístico para asentar su ideal de familia. En la España franquista, por ejemplo, la política familiar vehiculaba la ideología del régimen (católica y ultraconservadora), convirtiéndose en el eje de su política social, que se traducía en subsidios para el matrimonio y la natalidad, como los premios para las familias numerosas, ya fueran de verdad (los Premios Nacionales de Natalidad) o de película. Es el caso de La gran familia (Fernando Palacios, 1962), un film que cuenta las penas y sobre todo las alegrías de una familia compuesta por 18 miembros (¡15 hijos!), que será declarado de interés nacional y cuyo éxito comercial desembocará en una saga: La familia y… uno más (también de Fernando Palacios, 1956) y La familia, bien, gracias (dirigida en 1979 por Pedro Masó, productor de las anteriores).

Las películas que constituyen La familia mal, gracias responden en negativo a la saga de Masó para cuestionar este modelo prefijado de familia grande y feliz, y abrirlo así a la variedad imperfecta que, por suerte, es la actual realidad familiar. Más allá del instante feliz que queda en la foto, se recuerda en el álbum y cierra el cine clásico, aparecen otros momentos, otras familias. Tiempos y personas no precisamente memorables, o simplemente diferentes, que amplían el concepto de familia que hemos heredado. Sin nostalgias, sin tabúes, este programa afronta el tema de la estructura y la memoria familiares para negarse a abrazar las ideas recibidas y poder analizar así las derivas contemporáneas que adopta la familia en la imagen.