Noticias

El IEA contará con 880.000 euros de presupuesto que busca reforzar su vocación provincial
Entrada al Instituto de Estudios Altoaragoneses. D. VIÑUALES Entrada al Instituto de Estudios Altoaragoneses. D. VIÑUALES 06-12-2018 Oferta cultural IEA

Cuando se van a cumplir 70 años de su creación, el Instituto de Estudios de Altoaragoneses dispondrá para el próximo año de un presupuesto de 880.000 euros, lo que permitirá mantener el ritmo en las actividades divulgativas y de investigación, que se completa con la edición de publicaciones, el mantenimiento de la gran biblioteca especializada en temas aragoneses y el incipiente sistema de información del patrimonio (Sipca).

De la cuantía global, más de 130.000 euros irán a parar ya de partida a los centros colaboradores de la provincia para potenciar las actividades en diferentes municipios altoaragoneses. Así ha quedado aprobado en la última reunión del consejo rector del IEA que está presidido por Miguel Gracia y donde también se ha acordado colaborar con la cuarta conferencia internacional Brachypodium (género de plantas herbáceas), un importante foro en el campo de la botánica que la capital altoaragonesa acogerá del 25 al 28 junio al amparo del Campus universitario de Huesca después de haberse celebrado en Francia, Italia, Estados Unidos y China. Reunirá a investigadores de todo el mundo y mostrará los últimos descubrimientos en el uso de estas plantas silvestres como modelo ya extendido para la investigación de otras gramíneas en ámbitos con un amplio impacto científico y también económico.

En 2019 el Instituto, ahora organismo dependiente de la DPH, alcanza los 70 años desde su nacimiento

Para reforzar la vocación provincial del IEA, organismo dependiente de la Diputación de Huesca, se ha incidido especialmente en la incorporación de más centros colaboradores para que estuvieran representadas prácticamente todas las comarcas hasta llegar a los ocho actuales: Amigos del Serrablo, los Centros de Estudios del Somontano, de Sobrarbe y La Litera, Cehimo, la asociación Sancho Ramírez de Jaca, el Instituto de Estudios Sigenenses y el del Baix Cinca, que desde el ámbito asociativo trabajan en los distintos territorios con los mismos objetivos de difundir y apoyar la cultura altoaragonesa.

En 2019 se cumplirán 70 años del nacimiento como Instituto de Estudios Oscenses gracias al entusiasmo de un grupo de personas vinculadas a la cultura en aquel momento. Durante las dos primeras décadas la precariedad económica fue una constante hasta que en 1977 se integró en la DPH con el nombre de Instituto de Estudios Altoaragoneses y nuevos estatutos. No obstante, es en el año 1985 cuando el IEA comienza una nueva andadura, con una renovada estructura y las líneas de actuación que han continuado hasta hoy. Tal como ha destacado el director, Fernando Alvira, a los miembros del consejo rector, "todo esto se debe al trabajo diario de cuantos componen el Instituto, no solo del personal sino de los muchos asesores que de forma voluntaria y desinteresada forman parte de las diferentes áreas de conocimiento que son tantas como amplitud de actividades desarrollamos".

Fernando Alvira ha adelantado algunas de las actividades de cara al próximo año, entre las ya concretadas se organizarán unas jornadas de restauraciones históricas en edificios altoaragoneses y en el área de arte también están previstas otras centradas en el mudéjar. Destacan las conferencias sobre las excavaciones arqueológicas en activo junto a un ciclo de los abrigos rupestres en la provincia y la colaboración con la muestra que se prepara en el Museo de Huesca sobre Labitolosa. En la parcela histórica, el IEA también se suma a los congresos que se celebran en toda España en colaboración con GEXEL ochenta años después del exilio republicano del 39.

La cuantía global del presupuesto, 880.000 euros, es similar a la de años anteriores, respecto al ejercicio inmediatamente anterior supone una ligera reducción como la han tenido también otras áreas de la DPH después de hacer frente a nuevos servicios. Cerca de 75.000 euros se van a destinar a la edición de publicaciones y otros estudios, una parcela en la que la digitalización tendrá un mayor peso en el camino ya emprendido para que buena parte de esta información pueda ser consultada desde www.iea.es.

Entre las ediciones previstas, aparecen la reedición de las Pequeñas Atlántidas, de Alberto Gil Novales con estudio introductorio de Carlos Forcadell o un libro en forma de homenaje de Alfonso Ortí, uno de los más importantes costistas nacionales. Entre los siete títulos propuestos, también se contempla una publicación centrada en la arquitectura popular en la provincia de Huesca y otros sobre los pueblos de colonización de la cuenca del Ebro.

De cara al próximo ejercicio habrá continuidad en la organización de ciclos que gozan de gran seguimiento como es el caso las Noches Mágicas, las jornadas franco-españolas de literatura oral; el ciclo de escritores; las conferencias sobre medicina o las de restauración de suelos.

Lo mismo sucederá con El Documental del Mes al que se quiere sumar la proyección de los trabajos que han obtenido ayudas del IEA o con la actividad del Centro de Estudios Costistas y del Centro de Estudios Senderianos por el que cada pasan más de cuatrocientos escolares. Mientras, el Sipca se ha convertida en una red de referencia nacional que almacena, gestiona y difunde todos los bienes del patrimonio cultural aragonés que constituye un punto de acceso unificado a la información sobre dicho patrimonio y por cuyo modelo se han interesado otras diputaciones como la de Palencia o Girona.

Buscador
Fechas