Noticias

Las Fallas del Pirineo dan un paso adelante en San Juan de Plan para crear un ente internacional desde el que trabajar en común
Foto de familia en la plaza de San Juan de Plan Foto de familia en la plaza de San Juan de Plan 26-05-2018 Oferta cultural Desarrollo Rural El Presidente

San Juan de Plan ha ejercido de anfitriona de toda la comunidad pirenaica en el Encuentro de las Fiestas del fuego del solsticio de verano en los Pirineos con la presencia de localidades francesas, andorranas, catalanas y entre las altoaragonesas han estado representantes de Montanuy, Sahún, Bonansa y Laspaúles que comparten la declaración de Patrimonio Inmaterial de la UNESCO.

Cerca de un centenar de personas han participado en esta jornada y ha sido el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, acompañado por la alcaldesa de San Juan de Plan, Isabel Guillén, quien la ha dado por abierta reivindicando el Pirineo como "zona de unión, aquí no existen ni se deben crear fronteras", ha puesto de manifiesto.

Desde el valle de Chistau, Miguel Gracia ha apostado por "tender puentes" y huir de "planteamientos de confrontación que se lanzan desde la distancia, sin tener en cuenta que los sufrimos quienes somos de un territorio de frontera", donde conviven culturas, tradiciones y hasta lazos familiares. De ahí que el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca haya puesto de ejemplo el espíritu de cooperación y esfuerzos compartidos que se da en las Fallas del Pirineo donde "varias generaciones han sabido conservar esta tradición y siguen colaborando juntas para preparar la fiesta" en las más de 60 poblaciones que la celebran cada verano. En el encuentro de hoy se han dado los primeros pasos para crear un ente internacional desde el que trabajar de forma conjunta.

El pueblo de San Juan de Plan es el que se sitúa en el extremo más occidental del mapa de las Fallas donde se dan cita más de 63 localidades de Andorra (3), Francia (34), Cataluña (17) y Aragón (9). La alcaldesa, Isabel Guillén, ha defendido la "riqueza cultura que compartimos los pueblos de montaña", que según la primer edil, "nos habla de raíces comunes mantenidas en el tiempo no sin dificultades". Esa unión se ha materializado ya en la apertura del Encuentro donde también han participado la catalana María José Erta, presidenta de la Asociación de municipios fallaires, Fidel Solsona, quien fue impulsor de la recuperación de las fallas en Andorra, y Mauricette Markides, del consejo municipal de Luchón, junto al director del museo de esta comuna francesa, Philippe Guillen.

Guillén ha querido destacar el trabajo de las mujeres chistabinas para recuperar y conservar las tradiciones "son un ejemplo de fuerza, de rasmia como decimos aquí". De la mentalidad visionaria de este grupo de mujeres encabezas por Josefina Loste, que ha hecho de guía a todos los participantes, surgió el Museo etnográfico o el Corro d'es bailes, dando vigencia a danzas, trajes y música tradicional, cuya actuación han podido disfrutar durante el día de hoy que también ha incluido la visita al taller de artesanía textil y al centro de interpretación del Parque Natural del Posets-Maladeta.

El de hoy ha sido un día de convivencia y encuentro entre las comunidades pirenaicas, con sus peculiaridades, sus identidades y lengua, pero fundamentalmente con todo lo que comparte esa gran familia que son los pueblos con Fallas, Haros o Brandons, así se denominan las diferentes formas de estos ritos tan ancestrales en torno al fuego del solsticio de verano. Los presidentes comarcales de Sobrarbe y Ribagorza, Enrique Campo y Lourdes Pena, el diputado provincial Ramón Laplana, y alcaldes como el de Bonansa, Marcel Iglesias, la alcaldesa de Sahún, Lourdes Ascaso, o la teniente de alcalde de Montanuy, Laura Vigo, han estado presentes a lo largo de toda la jornada.

Cerca de un centenar de personas en la Trobada Fallaire
En la que se conoce como Trobada Fallaire se han dado cita cerca de un centenar de personas y ha tenido otra parte más técnica, de trabajo de las entidades que integran la Declaración, donde se ha confeccionado el Calendario Fallaire para el próximo años y se han presentado las publicaciones Era Sent Joan en Comenge-Varossa, a cargo de Joan Pau Ferré y Bernat Ménétrier y Roda el foc, de Albert Roigy, y otros materiales didácticos elaborados por la Cátedra de Educación y Patrimonio Inmaterial de los Pirineos de la Universidad de Lleida. Aunque otras comunidades vecinas venían celebrando un encuentro de similares características es a partir de la Declaración cuando se comenzó a desarrollar esta Trobada integrando a las cuatro comunidades territoriales que la forman y que este año ha recalado en San Juan de Plan coordinado por Roberto Serrano, concejal de Cultura de este Ayuntamiento.

Fue en 2015 cuando la UNESCO incluyó en su Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a las Fiestas del fuego del solsticio de verano en los Pirineos. Aragón cuenta desde entonces con su quinto elemento declarado Patrimonio Mundial y la comarca de Sobrarbe con el tercero.

Coincidiendo con este hecho histórico y de cara a dar a conocer esta tradición ancestral, la Diputación realizó una exposición que se compone de más de 50 imágenes y en las que puede verse cómo toda la comunidad se implica en las tareas de la preparación de la madera, durante los meses previos a la celebración o mientras construyen las fallas, que también están presentes desde hoy en el Espacio La Sarra de San Juan los diferentes  tipos de fallas y materiales naturales que se utilizan en las nueve localidades de la provincia: Aneto, Bonansa, Castanesa, Laspaúles, Montanuy, Sahún, Suils, Villarrué o San Juan de Plan. Los Pirineos, territorio mítico y rodeado de leyendas son el hogar de esta tradición cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos.

Buscador
Fechas