Noticias

Miguel Gracia advierte desde La Puebla de Castro que "no se puede legislar solo para el territorio, hay que pensar en las personas"
Presidente y alcaldesa con algunos de los vecinos tras la inauguración Presidente y alcaldesa con algunos de los vecinos tras la inauguración 22-12-2018

Como si se tratara de una renovada muralla de defensa, La Puebla de Castro ha estrenado la entrada más emblemática al casco antiguo, la que se conoce con el nombre de Portal Bajo ahora convertida en una zona de acceso donde han sabido conservar su pasado histórico incorporando los elementos más contemporáneos.

Con los vecinos de esta localidad ribagorzana y su alcaldesa, Maite Bardají, ha compartido esta jornada el Presidente de la Diputación Provincial, Miguel Gracia, quien reclama que al legislar "no solo se piense en el territorio y su protección, también en las personas que lo habitan".

Ante las dificultades a las que tiene que hacer frente el medio rural, Miguel Gracia afirma que "cuando los parlamentos elaboran normativas o aprueban leyes han de tener en cuenta que aquí todavía vive gente". En este sentido, ha vuelto a poner de manifiesto la "soledad" con la que se encuentra la administración local "y legislar no cuesta dinero", ha remarcado. También ha apuntado el camino hacia donde hay que trabajar desde abajo: "Tiene que comenzar por explicar qué es lo rural en el currículo educativo, los niños no pueden seguir basándose por lo que ven en los dibujos animados".

En palabras del Presidente, "la mayor lotería para el medio rural sería llegar a equilibrar la edad media en estas zonas, ese es el reto", les ha dicho hoy a los vecinos Gracia, para quien en La Puebla de Castro son afortunados, cuenta con 400 habitantes y de ellos 27 son niños. Datos que contrastan con los dados a conocer recientemente por el INE, con una caída nacional del 5,8% en los nacimientos durante el primer semestre del año.

"El porcentaje de jóvenes supera con mucho el de personas mayores de 65 años", asegura la alcaldesa, Maite Bardají, lo que supone mantener la escuela abierta "y que podamos hablar de un pueblo que está vivo", sostiene satisfecha. A la continua mejora de los servicios, "ayuda mucho el hecho de que empresas hayan apostado por establecerse aquí", refiriéndose a una de las cuestiones que considera cruciales como es crear puestos de trabajo.

Una muralla del siglo XXI
La que hoy se ha inaugurado es una actuación "que tiene un sello diferente, hemos querido hacer algo novedoso", señalaba la alcaldesa. Es la muralla del siglo XXI de la Puebla de Castro que combina escalones con rampas y barandillas "para lograr la accesibilidad", ya que el punto de partida era salvar la importante pendiente que une esta zona con el casco renacentista donde destaca la iglesia parroquial de Santa Bárbara. "Hasta ahora el problema que se nos planteaba –como explica- era el difícil de acceso y más en épocas de invierno, al haber dos subidas muy pronunciadas que llevaban muchos años sin adecentarse y resultaban poco seguras", sobre todo para las personas que viven en la zona y que hoy han querido ver cómo se descubría el nombre por el que se conoce: Portal Bajo.

El acto de inauguración ha sido también una lección de historia local que llevan muy a gala en esta localidad ribagorzana, de ahí ha surgido voluntariamente un grupo de informadores turísticos. Uno de ellos, Pedro, ha sido el encargado de repasar cómo este espacio emblemático con vistas a la sierra de Ubiergo y cruce de caminos ha servido desde aliviadero para las aguas, a estación meteorológica, también conocido por la fuerza con la que sopla el viento y fundamentalmente como una de las tres puertas de acceso que permitían una defensa perfecta. De hecho, narra que cuando eran tiempo de revueltas contra el conde de la Ribagorza, el 28 de septiembre de 1587 un bandolero intentó entrar con sus 200 hombres  y, al ver el enorme muro que se había cerrado, La Puebla se libró del saqueo que sufrió Graus. La puerta es ahora un dintel metálico que por la noche se ilumina con luces led, en un proyecto realizado por la arquitecta Esther Martí.

El coste de la obra, que se localiza en el entronque de la calle Graus con la carretera a la localidad del mismo nombre, ha ascendido a 55.000 euros financiados entre el Ayuntamiento y la Diputación Provincial. A esta se suma otra realizada por la DPH en los últimos días que ha servido para adecuar la otra entrada, por la carretera a Ubiergo, con la pavimentación de toda la intersección, junto a la colocación de mesetas reductoras de velocidad y paso de peatones al complejo deportivo.

Con Miguel Gracia y Maite Bardají han estado también el diputado de Obras, Joaquín Monesma, y otros miembros de la corporación municipal durante una visita en la que han podido conocer el resultado de otra de las actuaciones más destacadas si se tiene en cuenta la inversión de 50.000 euros del Plan de Obras de la Diputación. Así, varias vías públicas -calle Aigüeras, el camino de la Fuente y el de las Eras Altas- lucen ahora renovado su pavimento o con nuevas redes de saneamiento en la zona sureste de la localidad.

Audios

Miguel Gracia, reclama que al legislar no solo se piense en el territorio y su protección, también en las personas que lo habitan
Maite Bardají, destaca que el porcentaje de jóvenes supera con mucho el de personas mayores de 65 años
Maite Bardají, sobre las obras realizadas
Fechas