Noticias

Miguel Gracia considera a la población "el principal valor del paisaje" en la entrega de los Premios Cruz de Sobrarbe
Miguel Gracia, junto a los galardonados y el alcalde de Aínsa. Miguel Gracia, junto a los galardonados y el alcalde de Aínsa. 04-02-2019 Desarrollo Rural El Presidente Turismo

Los propietarios del histórico refugio de Viadós, Joaquín Cazcarra y Cristina Zueras, y el conocido párroco José María Cabrero han recibido estos reconocimientos en un emotivo acto que ha llenado la iglesia de Aínsa y se ha convertido en una reivindicación del papel que desempeñan las gentes del medio rural.

El Presidente de la Diputación de Huesca apuesta por la complicidad entre las cabeceras comarcales y el resto de pueblos para el desarrollo territorial, "somos pocos y sin esa unidad seríamos mucho más débiles". Junto al alcalde de Aínsa, ha visitado las jornadas de la trufa como de la Ferieta de Aínsa que, cumpliendo con la tradición, se celebran el primer fin de semana de febrero cuando el casco antiguo se transforma en lo más parecido a una feria medieval.

Coincidiendo con la feria más arraigada en la villa de Aínsa, los Premios Cruz de Sobrarbe han celebrado su quinta edición como la mejor demostración del papel que cumplen las gentes desde los pueblos. En una emotiva tarde y con un público que ha llenado el espacio, el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, y el alcalde, Enrique Pueyo, han hecho entrega de estos reconocimientos lanzando el mensaje de que "es el momento del mundo rural" y para ello "se necesita la atención de todos los niveles de la administración", advierten.

Han recibido un cálido homenaje los propietarios del histórico refugio de Viadós, Joaquín Cazcarra y Cristina Zueras, y el conocido párroco José María Cabrero, calificados por el máximo responsable provincial de "los mejores aliados en un territorio rural que no anda sobrado de oportunidades" y refiriéndose a Sobrarbe ha apelado a la necesaria complicidad entre las cabeceras comarcales y el resto de los pueblos y con los distintos sectores. "Somos pocos y sin esa unidad seríamos mucho más débiles", ha enfatizado.

En palabras de Miguel Gracia, "la población es el principal valor del paisaje" y ha dicho que "en demasiadas ocasiones se cuestiona, desde fuera y sin saber lo que estas montañas necesitan, el papel determinante que en materia de conservación desempeñan sus habitantes". De los premiados ha dicho que representan la implicación con el territorio, "más de dar servicio a la gente y no tanto la rentabilidad económica". Entre el público había hoy muchas caras conocidas del desarrollo rural y el montañismo y de numerosas entidades y colectivos sobrarbenses, como el presidente de la Comarca, Enrique Campo, el presidente de la FAM, Luis Masgrau, y muchos alcaldes de diferentes localidades vecinas, también de la Diócesis de Huesca y muchos amigos, entre ellos Alberto Bosque, presidente del Club Atlético Sobrarbe, y Óscar Ballarín, el de la asociación de recuperación de caminos, que como buenos conocedores de los premiados han glosado la parcela más humana.

A estos galardones se les dio el nombre de la Cruz de Sobrarbe en clara referencia a uno de los pasajes más importantes ocurridos en en la villa de Aínsa con la reconquista de la plaza y, tal como ha puesto de manifiesto el alcalde, Enrique Pueyo, "ese suceso unió a los sobrarbenses, pero lo importante que esa idea de trabajar todos a una dura hasta nuestros días". A esto ha atribuido los logros que se han conseguido en los últimos años y a la visibilidad que ha alcanzado en el ámbito turístico nacional. Por eso, "es necesario hacer visible a personas que han sembrado durante tantos años de forma voluntaria y desinteresada", ha querido remarcar Pueyo dando sentido a este acto.

Pioneros al servicio de los demás

Los premiados este año comparten el espíritu emprendedor de hace medio siglo continuado en el tiempo y ahora también estos galardones donde está reinterpretada la cruz de Sobrarbe por el escultor local Jesús Sanz. Hoy unos emocionados Cristina y Joaquín han contado cómo han pasado más de 60 años desde que el abuelo de Casa Rafel de Gistaín abrió el refugio de Viadós, convirtiéndose en el pionero de los alojamientos rurales en las zonas de montaña.

Casi todos los mejores montañeros del país han comido y dormido en Viadós, a los pies de muchos tres miles y conocido sobre todo por el trato familiar que prestan desde el valle de Chistau estos dos enamorados de las montañas. Joaquín recuerda sus inicios cuando, con doce años, ayudaba en todas las faenas mientras aprendía a conocer a esos montañeros que venían de lejos y las montañas que le rodeaban, recorriéndolas con el rebaño.

La celebración en 1961 del Campamento Internacional de Alta Montaña dio a conocer al mundo montañero la existencia de este enclave y su refugio, que siempre ha estado involucrado o colaborando en los inicios de muchas de las iniciativas de trabajo y promoción del territorio: socio-fundador de Prames, del Centro de Iniciativas Turísticas Bal de Chistau, también con el Club Atlético Sobrarbe en la primera edición de la Gran Trail Sobrarbe cuando solo eran 25 corredores.

Párroco de Alquézar y de muchos pueblos del sur de la comarca de Sobrarbe, José María Cabrero ha sido el primero en trabajar o buscar ayuda para recuperar el patrimonio y rescatando, casi del olvido, emitas y romerías en la Virgen de la sierra de Bárcabo, Santa Marina en Las Bellostas y Bagüeste, Santa María de la Nuez en Paules, San Lino en Buil o San Martín en Lecina. Hoy lo que más ha sobresalido de este querido sacerdote es cómo ha unido a todos los vecinos en los pueblos donde ejerce resolviendo los problemas cotidianos porque, ha dicho, "el premio en realidad es de todos los que permanecen en estos pueblos".

Durante los más de 50 años este hijo de Siétamo lleva ejerciendo como sacerdote ha sabido aunar con maestría su misión sacerdotal con su innegable don de gentes y sus jotas, con una de ellas ha acabado su intervención. Se suman a una nómina de personas y entidades muy queridas en Sobrarbe, entre los que se encuentran el eminente médico nacido en Boltaña, Elías Campo y la asociación Arto-Un Paso Atrás; Josefina Loste y Ricardo Buil por Centraldereservas; la asociación Río Ara y José María Lafuerza, y el año pasado recayeron en el Centro ocupacional de Atades en Sobrarbe y en el empresario y deportista Ángel Chéliz.

Se abre el calendario ferial

Los actos de la Ferieta han comenzado con las jornadas de la trufa, donde el visitante encuentra una variada oferta de trufa fresca y de productos y tapas elaboradas con este preciado hongo junto a otros productos agroalimentarios que hoy han visitado Miguel Gracia y Enrique Pueyo, acompañados por el director de la feria, José Antonio Murillo, y donde estaban conocidos truficultores de Sobrarbe como José Luis Aragüás.

La hoguera ya preside plaza Mayor, donde este domingo tendrá lugar el reparto de carrascas y de caldo de Gallina de Sobrarbe, además de las subastas de animales y productos del Pirineo para apoyar la economía de cercanía. Más de 120 expositores se comienzan a distribuir en el casco antiguo, de los que la mitad tienen que ver con la artesanía alimentaria.

Audios

Miguel Gracia, Presidente de la Diputación de Huesca
José María Cabrero
Joaquín Cazcarra y Cristina Zuera
Fechas