Autorrepresentación: delante y detrás de la cámara. Fotógrafos de la Fototeca de la Diputación Provincial de Huesca

Autorrepresentación: delante y detrás de la cámara. Fotógrafos  de la Fototeca de la Diputación Provincial de Huesca

En 1873, durante una ascensión al Posets, el fotógrafo Eugène Trutat realiza el primer autorretrato que tenemos registrado hasta el momento en la provincia de Huesca. Los montañeros Gourdon, Fabre, Regnault, Trutat, Barrau, F. Redonnet (Coco) y Barthélemy son retratados en la cima del Posets. Nadie consiente en no figurar en la fotografía de grupo que testimoniaría la ascensión. En la imagen de la coronación de la excursión se observa el cable del disparador que permite reproducir la imagen sin intervención directa. Esta fotografía es testimonio de la aparición del autorretrato y la autobiografía en los registros fotográficos oscenses.

El autorretrato se hizo tan popular entre los primeros fotógrafos que es difícil encontrar alguno que escapara de la autorrepresentación

El autorretrato se hizo tan popular entre los primeros fotógrafos que es difícil encontrar alguno que escapara de la autorrepresentación. Desde Fidel Oltra hasta Compairé, todos sacaron alguna imagen de sí mismos en algún momento de su carrera fotográfica. Esta selección de cuarenta autorretratos pertenecientes a la colección de la Fototeca de la Diputación Provincial de Huesca es una lista incompleta que incluye a Fidel y José Oltra, Faustino Villa, Eugène Trutat, Ildefonso San Agustín, Ricardo Compairé, Vicente Plana Mur, Fidel Pérez (Pinta), Gómez Zamora, Julio Escartín, Burrel, Feliciano Llanas y los hermanos Viñuales. Se trata de una selección que obedece a criterios subjetivos; en unos casos las imágenes tienen una clara importancia histórica para la fotografía oscense y en otros los autores abren con su trabajo nuevas líneas de exploración de su propia imagen.

Es muy complicado para los fotógrafos olvidarse de sí mismos. La mayoría de ellos utilizan la cámara para recrear su vida, registrar sus aficiones, a su familia, los acontecimientos del día a día o el paso del tiempo. Esta visión de ellos mismos permite recorrer con pocos ejemplos la evolución y algunas posibilidades de dos subgéneros —la autobiografía y autorretrato— desde los inicios de la fotografía en Huesca hasta los años sesenta del siglo xx.