Guardianes del Mundo Rural

 

A continuación, y a través de los textos de Julio Alvira, se muestran algunas de las escenas que de manera habitual encontramos en los pueblos de la provincia de Huesca. Pequeños trazos de la vida cotidiana de diferentes personas que habitan en el mundo rural y que sin quererlo se convierten en los mejores guardas de sus valores. Individuos que han apostado por el medio rural para construir su historia individual y que sin quererlo han convertido a los pueblos del Alto Aragón en lugares lleno de posibilidades.

 

>> Conoce otras historias en vídeo

 

"El mundo rural no supone perder calidad de vida"

"El mundo rural no supone perder calidad de vida"

Albeto Santolaria - Ganadero

 

Alberto Santolaria es de Molino Villobas, un rincón de la Guarguera. Tiene una explotación agropecuaria. La actividad agrícola, cultivo de pastos, tiene como destino el abastecimiento de alimento a las ovejas, que son el núcleo principal de su trabajo. Tras su formación escolar, llegó la hora de continuar el trabajo del padre o cambiar y entraba en lo lógico seguir la explotación ganadera.

Este tipo de actividad tiene ventajas en el mundo rural frente al mundo urbano. «Mi vida es un privilegio», comenta al hablar de cómo desarrolla su trabajo y su vida personal. «Tengo todo al alcance de la mano» y, cuando lo necesita, acude a la ciudad, pero de visita. Es un claro defensor del mundo rural.

La clave en una explotación extensiva de ovejas está en el aprovechamiento de los recursos que te da la tierra, «como se ha hecho siempre». Hay que utilizar lo propio para hacer economías y tener sostenibilidad.

¿Hay nostalgia en esta decisión? «Puede pensarse que sí, pero se trata de adaptarse a las nuevas situaciones e incorporar al trabajo lo que sea útil. No hay que perder calidad de vida en lo laboral y lo personal por vivir en el campo». Actualmente, concluye Alberto, hay medios, técnicas e ideas para vivir mejor aquí, sin que suponga arrinconarse en el mundo que se pierde, aunque sea lo que piensa mucha gente que vive en la ciudad.