Guardianes del Mundo Rural

 

A continuación, y a través de los textos de Julio Alvira, se muestran algunas de las escenas que de manera habitual encontramos en los pueblos de la provincia de Huesca. Pequeños trazos de la vida cotidiana de diferentes personas que habitan en el mundo rural y que sin quererlo se convierten en los mejores guardas de sus valores. Individuos que han apostado por el medio rural para construir su historia individual y que sin quererlo han convertido a los pueblos del Alto Aragón en lugares lleno de posibilidades.

 

>> Conoce otras historias en vídeo

 

"Hay que implicarse en el territorio"

"Hay que implicarse en el territorio"

Laura Ventura - En el asociacionismo

 

Laura Ventura se define como «ciudadana del mundo», aunque ahora su implicación en la sierra de Guara le lleva a estar al cien por cien en este territorio. «El día a día, implicada en todo, supongo que me ha arraigado aquí y aquí sigo», aunque no sea una situación inmutable. Eso sí, prefiere el biorritmo de la Naturaleza, con la que se encuentra más tranquila. «Estoy bien aquí», concluye.

Vino de Francia y, tras visitas periódicas, se estableció en esta zona en 2003 cuando le ofrecieron trabajo en la Compañía de guías de Bierge. Una vez instalada aquí, echaba de menos la vida asociativa. «Es más fácil entrar en una sociedad a través de este medio», comenta mientras detalla las diferentes asociaciones a las que pertenece o en las que participó para crearlas, desde colectivos empresariales a ambientales o su paso por la corporación local. Defiende el «continuo movimiento y aprendizaje» en la vida cotidiana, apostando siempre por lo «vivencial, que es lo que queda. Se aprende en el contacto con la gente».

«Hay que implicarse en el territorio en el que se vive», defiende Laura Ventura, en la línea de que puede costar el entrar en una sociedad, aunque al involucrarte y defender lo mismo que sus integrantes te abren las puertas.