Hemeroteca 2014

La población monegrina de Cantalobos celebra el aniversario de su fundación en 1964
La población monegrina de Cantalobos celebra el aniversario de su... 23-07-2014
En palabras del vicepresidente de la Diputación Provincial de Huesca, "en los procesos de colonización sobre todo existen las personas"
Por estas fechas, pero hace cincuenta años, se habían instalado en Cantalobos una veintena de familias a quien se les hacía entrega de un lote compuesto por 10 hectáreas de tierra, un huerto y una casa. Es uno de los quince pueblos de colonización que se crearon en la provincia de Huesca.

Cantalobos ha vivido una jornada festiva para conmemorar el 50º aniversario de su fundación, porque fue en 1964 cuando veinte familias “llegadas de muy diferentes lugares, con su esfuerzo común, se adaptaron a nuevos paisajes, economía o costumbres, y que nos han hecho ser conscientes de que en estos procesos sobre todo existen las personas”. En esos términos se refería a lo que han supuesto los pueblos de colonización en la provincia el Vicepresidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, quien ha querido compartir esta celebración con los primeros colonos y todos los vecinos que han formado parte del medio siglo de historia de esta localidad, perteneciente al municipio monegrino de Lanaja.


El acto central ha tenido lugar cuando el Vicepresidente de la Diputación, Miguel Gracia, ha descubierto el monumento a los colonos junto a Armando Borraz, alcalde de Lanaja, Lorenzo Casaus, representante en Cantalobos, y Margarita Borrell, presidenta de la Asociación de Vecinos de esta población, bajo la atenta mirada de más de un centenar de personas entre las que se encontraba la diputada regional Lorena Canales, el consejero comarcal de Acción Social, Álvaro Amador, alcaldes de localidades vecinas y de otros pueblos de colonización como San Lorenzo del Flumen, responsables de la Guardia Civil y, además, han estado presentes el obispo de Huesca, Julián Ruiz, y el párroco José María, quienes han bendecido el monumento.


En el monolito conmemorativo “podemos ver el duro trabajo en la tierra de las primeras personas que llegaron a Cantalobos”, tal como hoy ha destacado el alcalde de Lanaja, Armando Borraz. Ubicada en la plaza Mayor, junto a la iglesia, la obra es el resultado del trabajo del oscense Fernando Elboj que ha esculpido la figura de un colono partiendo de un bloque, de siete toneladas, de piedra de Calatorao. Borraz le ha agradecido su trabajo y, especialmente, a los vecinos de Cantalobos que han preparado el programa de esta “inolvidable” conmemoración. “Entre todos queremos que no os olvidéis de este día”, les ha dicho el alcalde. Mientras Margarita Borrell definía este día como “intenso y de muchas emociones”, además de haber servido para “encontramos con algunos viejos amigos y conocidos después de mucho tiempo”.


Por su parte, el Vicepresidente primero de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, ha subrayado el valor de esta celebración desde el punto de vista de lo que ha significado para el asentamiento poblacional “y para que quede en la historia lo que aportaron al desarrollo de la provincia aquellas personas que tuvieron que desarraigarse de su territorio y venirse aquí”.


Por contra, Miguel Gracia también ha manifestado hoy en Cantalabos que no se pasa por el mejor momento, con una merma de población en las zonas rurales y falta de continuidad en las explotaciones, y se ha lamentado de la falta de respaldo desde las grandes instituciones. “Nosotros –en referencia a la Diputación Provincial- intentamos llegar a los que nos piden los municipios porque entendemos que el apoyo es necesario para que la gente se quede”. “No podemos abandonar los servicios públicos como en este momento están haciendo”. Según Gracia puede llevar a que “si un día no está la gente habrá que financiarlos para que estén aquí” porque es contundente a la hora de afirmar que “si no hay población en el territorio es muy difícil la supervivencia”.


El año pasado otras poblaciones como San Lorenzo del Flumen, Curbe o Valfonda también celebraron sus 50 años de historia. Hoy ha sido Cantalobos, uno de los quince pueblos de colonización que se crearon en la provincia de Huesca, y al que llegaron familias que procedían tanto de Cataluña, Extremadura y Andalucía como de otras partes de Aragón y del territorio altoaragonés como Rasal, Arcusa, San Esteban de Litera, Altorricón, Albalate de Cinca o Robres, y de la vecina Francia. En 1991 ya celebraron con otra fiesta el cuarto de siglo de historia y hoy también han repasado otros momentos importantes en este pueblo como la construcción del centro cultural, el año 93 cuando tocó la lotería, el nuevo salón social que se inauguró en el 2000 o el arreglo de la iglesia y el nuevo parque infantil recientemente.
 

50 años de historia en común


La historia de esta población monegrina comenzaba en febrero de 1964 cuando Víctor Buen llegó con su familia a Cantalobos, que debe su nombre al cerro que terminó de construirse ese mismo año. Antes, ya en noviembre de 1963, se había hecho un primer sorteo para adjudicar más de veinte lotes formados por 10 hectáreas de tierra, un huerto y una casa. Como hoy relataba Margarita Borrell, la presidenta de la asociación de vecinos de Cantalobos, había una serie de requisitos como ser familia numerosa y no tener antecedentes penales pero la condición principal era ir vivir a este pueblo nuevo de colonización. “Algunos lotes pasaban de mano en mano porque renunciaban; venía el cabeza de familia, estaba unos meses, y no se decidían a un cambio de vida”, explicaba Margarita.


Por estas fechas, pero hace cincuenta años, se habían instalado en Cantalobos una veintena de familias de las que hoy se han leído sus nombres en forma de sencillo homenaje, además de un mayoral, un jardinero, dos maestros, una familia para atender el bar y la tienda, dos tractoristas y un guarda del agua. “Entramos pagando un alquiler con derecho a compra como se llamaría ahora”, comentaba Margarita. Una vez allí, a quien lo pedía, le entregaban una yegua, un remolque y una vaca que luego iban pagando. En un principio dependían de Poleñino pero después pasaron a pertenecer al Ayuntamiento de Lanaja “porque teníamos más ventajas”, decía la presidenta de la asociación de vecinos ‘Valdemaría’ que se creó en 1996, en sustitución de la antigua junta de colonos “y queriendo englobar a todas las personas que habían venido después”.

Audios

Margarita Borrell, presidenta de la asociación de vecinos de Cantalobos
Armando Borraz, alcalde de Lanaja y diputado provincial
Miguel Gracia, vicepresidente de la DPH
Miguel Gracia, vicepresidente de la DPH, sobre las políticas rurales