Hemeroteca 2017

La ermita de Castro recibe un año más a los vecinos de La Puebla de Castro
Un momento de la romería. Un momento de la romería. 06-06-2017 La Diputación

Como cada Lunes de Pentecostés, los vecinos de La Puebla de Castro han celebrado su cita con San Román de Castro. En las inmediaciones de esta ermita, desde donde se aprecian magníficas vistas de las comarcas de la Ribagorza, del Sobrarbe y del Somontano de Barbastro se han reunido desde media mañana decenas de vecinos de esta localidad ribagorzana.

El Presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, ha participado también en los actos de esta jornada, acompañado por la alcaldesa, Maite Bardaji, la presidenta de la Comarca, Lourdes Pena, y otros miembros de la corporación local.

Antes de las 8 de la mañana, varios vecinos de La Puebla de Castro han preparado ya el entorno en el que luego han ido llegando el resto de familiares y amigos que han querido congregarse en esta jornada, una de las más señaladas para esta localidad.

Allí, tras preparar las mesas, bancos, toldos y adecentar la ermita, se han dispuesto a preparar las brasas sobre las que luego se han cocinado las carnes, proporcionadas o por un carnicero de La Puebla. La tradición marca que las dos carnicerías que hay en la localidad se alternen cada año para preparar esta comida.

A partir del mediodía se han ido congregando los  participantes, al son de las campanas que han tocado los niños de La Puebla. Dentro, un grupo de vecinos habían preparado un vídeo con imágenes de la celebración de esta festividad en el año 1988, unas imágenes que han servido para recordar con nostalgia las ausencias y los buenos momentos que cada año se rememoran en este enclave. Tras la eucaristía, ha tenido lugar el reparto de tortas y vino que han precedido a la comida.

La ermita de Castro está ubicada en un altozano desde el que se vislumbran desde las inmediaciones del Castillo de Benabarre hasta el de Abizanda, e incluso el Monasterio de Pueyo. Históricamente fue propiedad de la baronía de Castro y hasta finales del siglo XIX existía el núcleo de Castro, que paulatinamente se fue abandonando de población.