Hemeroteca 2019

Miguel Gracia pide en la Feria de Benabarre más facilidades para transformar y distribuir desde el sector agroganadero
Visita al espacio de alfarería, una de las novedades en esta edición Visita al espacio de alfarería, una de las novedades en esta edición 02-06-2019 El Presidente Economía

La Fira de Sant Medardo está de aniversario cuando se cumplen treinta años desde que un grupo de personas ligadas al ámbito agrícola y ganadero, del asociacionismo y sector servicios, junto al Ayuntamiento de Benabarre, apostara por recuperar esta feria que desapareció en los años 60 y cuyo origen se remonta a la época medieval.

En Benabarre, el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, ha ensalzado el trabajo de quienes se dedican a transformar y añadir valor a los productos que se ofrecen en el entorno más próximo porque, según ha manifestado, "es la base, el primer sector para asentar población".

Benabarre se ha consolidado como uno de los municipios con mayor potencial agroalimentario y, a la vez, ha crecido en iniciativas y también en población. Para conseguir que el sector agroganadero sea generador de empleo en todo el territorio, Miguel Gracia pide una adaptación de normativa y leyes a las características del medio rural, "se necesitan más facilidades para transformar, distribuir y comercializar". Refiriéndose a los proyectos comunes con Francia y las diferencias existentes a la hora de trabajar, "hay que revisar la distinta aplicación de las mismas directivas europeas y la excesiva burocratización que condiciona a emprendedores y pequeñas empresarios", apunta Gracia.

Fue en 1990 cuando se inició una feria ganadera bautizada con el nombre de Sant Medardo, en honor al patrón de la localidad

Fue en 1990 cuando se inició una feria ganadera bautizada con el nombre de Sant Medardo, en honor al patrón de la localidad, y en esta edición especial el alcalde de Benabarre, Alfredo Sancho, ha hecho un reconocimiento especial a "aquello que fueron valientes y vieron, al recuperar la Fira, el sector primario como futuro, treinta años después podemos decir que acertaron". Ha hablado de la Feria como símbolo del sector agroganadero, pero también de la restauración, del comercio de proximidad y de la mujer como núcleo central en el medio rural, "son todo cuestiones que nos han dado un valor añadido", ha dicho Sancho, quien tiene ahora apuesta por la innovación y aprovechar la posición geoestratégica y el creciente turismo en la zona.

Son acicates ante la pérdida de habitantes generalizada en los territorios rurales y, en este punto, el alcalde de Benabarre ha agradecido al Presidente de la DPH que "cuando nadie hablaba de la despoblación como un problema, ya estaba dando voz a nivel nacional a esta situación". De cara a los próximos años, la vivienda, junto con el empleo, son los retos para Miguel Gracia, que ha explicado la encuesta para saber cuál el parque de viviendas y su disponibilidad para que quien quiera instalarse en un pueblo pueda tener cubierta esa necesidad y la banda ancha en pleno despliegue en 320 poblaciones como herramienta para facilitar ocupaciones muy diversas.

El Presidente, Miguel Gracia, inauguró en la tarde de ayer la Feria de Benabarre, acompañado por el edil del municipio, Alfredo Sancho, y visitó los cerca de setenta expositores que muestran y venden productos agroalimentarios y artesanos en el recinto ferial, procedentes en sus más de tres cuartas partes de Benabarre y entorno y de la provincia de Huesca, el resto llegan de otros puntos de Aragón y de regiones vecinas. Junto a Gracia y Sancho, han estado la presidenta de la Comarca de la Ribagorza, Lourdes Pena, la diputada de Desarrollo Territorial, Maribel de Pablo, representantes del cantón francés de Aurignac y de asociaciones y colectivos de la zona.

Una feria a base de agroalimentación que busca reinventarse
La evolución de la feria también se percibe poniendo en relación los productos que aparecieron hace treinta años como los chocolates, los quesos, el cultivo de la trufa y el refuerzo de la industria cárnica, con los que ahora han ido surgiendo en los últimos años  como el azafrán, la cerveza artesana o los jabones naturales. Este año la novedad está representada por las gaseosas y la alfarería, ambos se realizaban antaño y ahora se han recuperado y son el centro de dos de los talleres de la Feria.

Hoy, domingo, los orígenes de la feria están más presentes y ya ha tenido lugar una almorzada de cordero a la brasa y el paso de más de 2.000 ovejas por el centro de la localidad después de unos años en los que por motivos metereológicos no había podido producirse. Esto se completa con la pequeña muestra ganadera de razas autóctonas en el exterior del recinto ferial donde también se han instalado hinchables para los más pequeños.

Estas son solo algunas de las actividades que este fin de semana tienen lugar en Benabarre donde se va a dedicar buena parte de la tarde a analizar entre expositores, productores y periodistas especializados el nuevo modelo hacia el que deben caminar las ferias tradicionales con es la de Sant Medardo, que está organizada por el Ayuntamiento de Benabarre y que cuenta con la financiación de la Diputación Provincial de Huesca y en la que están involucradas iniciativas locales como Benabarre Sabor o Slow Food Convivium Ribagorza.

Audios

Para Miguel Gracia, el sector agroalimentario es una base fundamental para el territorio
Miguel Gracia, destaca la extensión de banda ancha y la encuesta sobre vivienda
Alfredo Sancho, sobre la consolidación de Benabarre y su crecimiento en iniciativas y población