ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent

Noticias

El refinado sentir francés sobre un idealizado paraíso español
El refinado sentir francés sobre un idealizado paraíso español 07-08-2022

En el marco del XXXI Festival Internacional en el Camino de Santiago (FICS) que organiza la Diputación Provincial de Huesca (DPH), la noche del pasado sábado Ludovice Ensemble estrenó con gran éxito en tierras aragonesas su concierto ‘À l’Espagnole’, directo que tomó como hilo conductor la suite homónima del compositor François Couperin. La iglesia de Santa María de Santa Cruz de la Serós ofreció el primer recital de la actual gira estival en cinco plazas de la formación lusa.  

La hermosísima suite fue la obra instrumental que intercaló distintas piezas vocales ni más ni menos que de Boësset, Lully, Charpentier, Couperin, Campra, Courbois y Desmarets, siete compositores, enormes y distintos, entre los mejores autores franceses de los siglos XVII y XVIII, para esta música barroca gala y totale de inspiración española. En palabras de Enrique Rubiales, agente de Ludovice Ensemble en España, asistimos pues a toda una sucesión “de joyitas, de gran refinamiento, evocadoras del idealizado paraíso español en boga en la corte francesa”.  

Qué decir de Charpentier, máximo exponente de la música sacra francesa con sus ‘Grands Motets’, su célebre ‘Te Deum’ o de Lully, compositor real en la corte de Luis XIV y padre de la ópera francesa. El aplaudido y celebrado programa que se dio cita en Santa Cruz de la Serós culminó con un lamento compuesto por el más grande de los compositores franceses del Grand Siècle, que sí visitó España: Henry Desmarets. En definitiva, piezas para un refinamiento melancólico que tejió con finura una atmósfera mágica y sonora, por encima de espacio y tiempo, a mayor gloria del rescate de partituras.

A Rubiales le gusta creer en el compromiso máximo con la música, con las fuentes originales, la fidelidad y el rigor, “traducidas en lecturas siempre frescas, siempre vivas, que crean atmósferas evocadoras y que hacen al oyente descubrir detalles inesperados”, como se pudo oír y disfrutar en la iglesia de Santa María por parte de la sólida y brillante actuación de Ludovice Ensemble, capitaneado con pasión por Fernando Miguel Jalôto en la dirección artística y clave.

La entrega y toda la calidad interpretativa se vio consumada por su solista, André Lacerda, un joven y magnífico tenor ‘haute-contre’ con grandes dotes de poética y dramática, así como la siempre brillante y luminosa flauta traversa de Joana Amorim, el temperamental violín de Ayako Watanabe y la viola da gamba de una profunda y concentrada Sofia Diniz

Fue otra noche para marcar en la agenda de los directos sinceros y fieles a las fuentes de nuestra música, en hermandad ibérica y cultural ante los matices de colores y aromas sonoros de una invitación que, como pudo apreciarse en Santa Cruz de la Serós, no fue un interés aislado de unos pocos autores franceses, sino de varios y de grande calidad.

“Estamos en gira, pero acabamos de terminar con mucho esfuerzo y notable éxito la segunda edición de nuestra academia y festival de música barroca en Aveiro con más de cincuenta alumnos inscritos procedentes de casi toda Europa; Jalôto está culminando su tesis doctoral, recibe invitaciones constantes para dictar conferencias; siempre surgen nuevas colaboraciones producto de encuentros o reencuentros con colegas; proyectos de grabaciones que organizar y que no siempre se pueden llevar a cabo dependiendo de las fuentes de financiación; nuestra vida es un no parar”, comparte agradecido Enrique Rubiales desde Ludovice Ensemble.

Formulario