Noticias

Recta final para asomarse a las imágenes históricas de Albasini en una exposición que ya supera las 4.500 visitas
Público frente a una de las fotografías de la exposición. J. BROTO Público frente a una de las fotografías de la exposición. J. BROTO 04-08-2019 Oferta cultural Fototeca

Con una cuidada selección de más de doscientas fotografías que se conservan en la Fototeca de la DPH, la exposición que ha sacado a la luz el legado de Rodolfo Albasini está siendo capaz de trasladar al público a los primeros signos de la modernidad oscense, a escenarios pasados identificables como pueden ser el pantano de la Peña, los claustros del monasterio de San Pedro el Viejo en Huesca o nuevas estampas de Monflorite, Liri o Loarre en los años 20.

Antes de que el próximo 18 de agosto cierre sus puertas, más de 4.600 visitantes ya se han acercado al trabajo, hasta ahora desconocido, de uno de los testigos y cronistas de la Huesca de comienzos del siglo XX. Este domingo, a partir de las 12:30 horas, tendrá lugar la última de las visitas guiadas y entre el viernes y el día de hoy se han llevado a cabo los talleres que cierran la vertiente didáctica superando los 500 participantes, principalmente jóvenes que han compartido muchas impresiones ante unas imágenes que les llevan a la historia y el pasado del lugar donde viven, a modo de postales lejanas. 

Así, con las fotografías del objetivo de Albasini de fondo el recorrido con estos últimos grupos de niños ha arrancado haciendo un círculo en el centro de la sala para comentar entre todos los principales características de la fotografía antigua: "Esa que siempre necesitaba de una cámara, un revelado manual y cuyo costoso andamiaje y reproducción señalaba la ocasión como un evento importante al que acudir con las mejores galas", les ha dicho Elena de Diego, coordinadora del programa didáctico. Las preguntas sobre la ausencia de color en las imágenes al que están acostumbrados no tardan en salir.

Situados frente a la parcela más familiar y a las instantáneas de quien por aquel entonces era su novia a la que llamaba Tachón, la memoria de los más pequeños se refresca. Todos tienen en sus casas álbumes familiares, Andrea cuenta que a su familia de Rumanía "les mandábamos fotos para que me vieran crecer y las tuvieran como recuerdo".

Después, será una amplia panorámica de la basílica del Pilar que Albasini tomó a principios del siglo XX, sin las calles que ahora conducen hasta allí, lo que llamé su atención y les lleve a algunos niños a relacionar la estampa con el Taj Mahal. "No se parece nada de nada a como está ahora", comenta Paula, cuando se detienen en la parte donde se pueden ver los primeros trabajos para adoquinar el Coso Bajo, el antiguo mercado de la capital oscense, donde se vendía el ganado a pie de calle, o la romería de San Jorge.

La visita concluye con un taller manual donde se debe construir una cámara oscura basándose en los esquemas de los primeros fotógrafos, tras conocer en último lugar la técnica de pigmentación que se aplicaba a ciertas fotografías para que pareciesen más reales y que, ya como experta, una de las pequeñas participantes apunta que "no consiguen que sea igual que el real, pero está cerca...". 

El programa de actividades didácticas desarrollado en torno a la muestra Rodolfo Albasini: en los aledaños de la fotografía moderna ha contado con un total de 18 talleres y una decena de visitas guiadas, algunas realizadas por el propio comisario, el historiador Ramón Lasaosa. Por sus contenidos adaptados en forma de talleres, visitas y actividades lúdicas han pasado jóvenes procedentes de diez centros escolares y colonias de verano haciendo partícipes a alumnos de todas las edades, desde Infantil a Bachiller, a los que se también se han sumado los de la Escuela de Arte, El Artelier, centros de Educación Especial, Cruz Roja y la visita organizada del Hospital de Día de Huesca.

Continúa el calendario de exposiciones itinerantes
En paralelo a la propuesta de Albasini, completa el mapa expositivo cultural de la provincia el Programa Cultural Itinerante. A día de hoy están abiertas de forma simultánea cuatro exposiciones. Acaba de abrir las puertas en la Ribagorza la centrada en los pueblos recuperados en el Alto Aragón, nueve estructuras metálicas en forma de casas invitan a conocer esta historia hasta el 25 de agosto en la sala de la grausina Casa Heredia de Graus, del 1 al 25 de agosto. Hasta la misma fecha se pueden ver en Arén las macrofotografías de insectos realizados por Sergio Bestué.

Del mundo natural en la actualidad hasta el del entretenimiento de la segunda mitad del siglo XIX nos traslada la muestra Marcelino. El príncipe de los payasos que acaba su estancia en Secastilla, después de haber mostrado la apoteosica carrera de este clown jacetano.

A La Memoria de los árboles pueden acercarse estos días en la localidad de Campo hasta que el 11 de agosto cierre sus puertas para trasladarse hasta el 1 de septiembre a Sallent de Gállego. Una de las muestras de mayor acogida este año ha sido ‘De los sueños al papel', que llevará la ilustración infantil contemporánea y cuyo próximo destino será  Altorricón (del 19 de agosto al 2 de septiembre).

Del mismo modo, este Programa Itinerante incluye entre sus propuestas lo que ya se ha podido ver en Huesca con las dos mayores citas anuales con el audiovisual, como son el Festival Internacional de Cine y la Muestra de Realizadores Oscenses, las próximas proyecciones serán en Campo los días 10 y 12 de agosto, a partir de las 22:30 horas.

Fechas