Miguel Gracia destaca el trabajo de los pastores y ganaderos que ha permitido preservar este paisaje, pese a ahora se imponga desde la ciudad la planificación del medio natural.