Un aficionado ejemplar: Vicente Bellosta López