Noticias

Conclusiones del VII Congreso del Libro Electrónico
Daniel Seseña durante la lectura de las conclusiones Daniel Seseña durante la lectura de las conclusiones 19-11-2019 Congreso del Libro Electrónico

No buscamos igual si escribimos lo que queremos encontrar, que si lo verbalizamos. La voz lo está cambiando todo. Porque además no está sola, le acompaña una Inteligencia Artificial que no para de aprender. Es un dato...

Barbastro, Huesca, 2019… El Congreso del Libro Electrónico ha sido un relato. Una historia que va de una voz llena de datos sobre comportamientos, hábitos de lectura e inteligencias que piden ser escuchadas, comprendidas y aceptadas; pero también de un mercado que habla en español y abre camino.

Un hilo narrativo que une la oralidad con el perfil de quienes están al otro lado de la pantalla. Un rol que ocupamos todos. Creadores, productores, editores, agentes... Porque si algo ha quedado claro en esta VII edición del Congreso del Libro Electrónico es que empezamos no ya a escuchar voces, sino a dialogar con ellas en más de una pantalla. Y fuera de ellas.

Empezábamos dando continuidad al análisis de “la ciencia de los datos” que planteamos en la anterior edición, tomado como referencia plataformas como Netflix, HBO o Movistar, en su uso de datos para conocer con detalle el comportamiento real de sus suscriptores y así tomar decisiones estratégicas más precisas.

Existe un hilo narrativo que une la oralidad con el perfil de quienes están al otro lado de la pantalla

En la primera conversación Sabrina Salvador, del Grupo Hachette, nos contó cómo su grupo editorial está apoyándose en los datos de sus lectores para tomar decisiones. “Gracias al libro electrónico y los audiolibros podemos obtener datos que de otra manera sería imposible conseguir”. “Los datos pueden mejorar nuestro sector y nos ayudan a hacer las tareas más mecánicas como la traducción” —apuntaba—, “sin que por ello se pierda parte creativa”. Y matizaba que “los datos te pueden ayudar, pero necesitas una mente humana detrás que decida qué datos son válidos y cuáles no”.

Por tanto, aviso a navegantes, a las editoriales: analizar en profundidad los comportamientos de lectura digital —qué hemos leído, qué hemos subrayado, a qué horas, qué días de la semana buscamos nuestra siguiente lectura, etc.—, ya no es una opción, es un deber, si quieren ser competitivas.

Después, Bradley Metrock, director de Project Voice, nos preguntaba retóricamente cómo elegimos un libro u otro… A través de una persona de confianza, vía redes sociales, por un medio de comunicación, un librero o por un algoritmo. En este sentido, según el último informe de Hábitos de lectura y compra de libros en España, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España, el 62,9% de los lectores de libros busca información o recomendaciones sobre nuevos libros. La recomendación por parte de amigos y familiares representa un 52,7% del total, siendo la principal fuente de información. Las redes sociales, foros y blogs representan un 25,6%.

Metrock nos adelantaba que “quizá en menos de un año”, podremos agregar a la lista de confianza a “los nuevos asistentes de voz”, ya que nos dirán con motivo “qué libros nos gustarán”. Y es que, a pesar de las limitaciones que tienen hoy en día los principales asistentes virtuales (Google Assistant, Apple Siri, Microsoft Cortana, Samsung Bixby y Alexa de Amazon), cada día se realizan más de 3,5 millones de consultas relacionadas con libros a través estos dispositivos.

Es decir, se puede dar un SÍ rotundo como respuesta a preguntas directas como ¿es la ciencia de los datos una estrategia a tener en cuenta por las editoriales? ¿Y el audiolibro es un formato que ha venido para quedarse en la industria del libro?

En el terreno de la internacionalización, se ha hablado del potencial del mercado español, pero visto desde el exterior. Una conversación que tuvo lugar el jueves en donde se arrojaron datos muy interesantes. Por ejemplo, Julie MackKay destacaba que este año en su plataforma Scribd, se ha registrado un aumento del 300% de usuarios que escuchan audio en español en 2019. Y para nutrir ese nicho cuentan con 60.000 libros de más de 500 colaboradores.  Johanna Briton, de Overdrive, compartía datos sobre las preferencias de sus lectores. La ficción para adultos 33%; no ficción para adultos, un 26%; ficción para niños, un 23%; libros para jóvenes, 11%; y no ficción para niños, 6%.

El podcast y los audiolibros tienen puntos de convergencia y pueden complementarse

Después, afinando un poco más y analizando el mercado hispano en EEUU, partiendo del estudio del Instituto Cervantes que apunta que en 2060, el país norteamericano será el segundo con más hispanohablantes del mundo —por detrás solo de México—, se planteaba un debate interesante. Una conversación que arrojaba ideas y datos sobre las oportunidades y retos que plantea este mercado al sector editorial, interesado en comercializar sus contenidos digitales y en llegar a un retrato robot del consumidor de dichos contenidos. Por ejemplo: el director de Nielsen Book, Luiz Gaspar, entraba en detalle sobre el consumo digital: el 60% de hispanos ya han nacido en la era digital, frente a un 40% de los estadounidenses. Adquieren más tecnología, y hay un 10% más de smartphones en los hogares hispanoamericanos que en toda la media estatal.

David Fernández Vítores, profesor de la Universidad de Alcalá y del Instituto Cervantes, nos contaba que la media de hispanos que consumen productos culturales a través de soportes digitales se sitúa en los 27 años, frente a los 42 años de la media nacional de EE.UU. Y el sonido está entre lo más consumido por un sector en el que, según el estudio Nielsen, el 62% de los hispanos afirman que el móvil es fuente fundamental de entretenimiento. Se consumen audiolibros, podcast, pero, sobre todo, música (32 horas a la semana, la mitad de las cuales en streaming).

Y recupero a Marcus Stober, de Nextory, porque lanzaba un vínculo con la conversación que vendría más tarde:  “El audio es una parte muy importante del negocio de la suscripción, tradición que tiene su origen en la cultura del podcast”, sentenciaba.

Porque la dicotomía audiolibro - podcast ha sido un imprescindible sobre el escenario… Nos planteamos si ambos formatos ¿compiten por la misma audiencia o sus contenidos son complementarios? Para discutirlo, Juan Ignacio Solera, socio fundador de Ivoox, y Francisco Izuzquiza, de YesWeCast, locutor de radio, especializado en radio online y podcasting, nos contaban… ¿Rivalizan los podcasts y audiolibros por la misma audiencia o están ayudando a crear una nueva categoría de audio-oyentes o audio-lectores? “El podcast y los audiolibros compiten en la medida en la que lo hacen con otros soportes como la televisión o el cine. Pero tienen puntos de convergencia y pueden complementarse, ya que podemos crear nuevos contenidos en podcast que complementen a los audiolibros, por ejemplo", afirmaba Francisco Izuzquiza. Y es que el sonido ha agitado el paradigma y, tal y como expuso Solera, "hemos pasado de un entorno del broadcast a un modelo a la carta, a la capacidad de personalizar playlists, registrar las rutinas de la audiencia para ofrecen una selección de audios basada en sus gustos".

La innovación, como sabéis, tiene premio en este Congreso. La gestión de datos para tomar decisiones empresariales ha estado presente en 4 de los 10 proyectos presentados. El primer premio ha recaído en Quantified Reading, una firma de productos y servicios especializada en la aplicación de tecnologías de ciencias de datos en el sector editorial y en instituciones educativas.

El segundo premio era para el proyecto Liter_Arte, literatura en español como un objetivo educacional y contenido transmedia a través de tres formatos o líneas de actuación: podcast divulgativo, audiodrama y radioteatro en directo. Y el tercer premio para publica.la, un servicio que permite a cualquier editorial, medio o autor crear su propia biblioteca o tienda virtual 100% personalizada para distribuir y vender sin intermediarios, tanto libros electrónicos como audiolibros.

Roberto Carreras y Alberto Barreiro, de Voikers, nos pusieron sobre la pista de las tecnologías de la voz.  Barreiro nos dejó claro que en el mundo digital quien controla el interfaz controla el negocio. La experiencia de usuario es crítica a la hora de entender el mundo y los negocios contemporáneos de naturaleza digital. Carreras, por su parte, nos hizo reflexionar sobre el significado de los altavoces inteligentes y nos daba el dato de que el 94% de las compañías planea invertir en tecnologías de voz en 2020. Según un estudio de eMarketer, se estima que 111,8 millones de personas en Estados Unidos utilizarán un asistente de voz al menos una vez al mes este año.

Para ir concluyendo, agradecemos a las plataformas 24Symbols, Rakuten Kobo, Leemur, Lektu, Nubico, Storytel, Scribd, Wattpad y publica.la haber compartido datos sobre sus lectores para entender mejor la evolución que están teniendo los contenidos digitales en español. Son datos que nos dicen, por ejemplo, que —como apuntaba Javier Celaya en la inauguración—, los lectores digitales son muy buenos lectores, con una media de 20 lecturas al año, casi del doble que los índices de lectura de libros en papel que se sitúa en 11 libros al año, según el último estudio de la Federación de Gremios de Editores de España.

El smartphone sigue siendo el soporte favorito para la lectura digital, tanto para la lectura de ebooks como para la lectura de audiolibros, se han sumado este año la tableta y el PC como soportes de lectura para contenidos académicos, revistas y periódicos.

El 94% de las compañías planea invertir en tecnologías de voz en 2020, según Roberto Carreras

Y si miramos al continente americano comprobamos que los lectores / oyentes digitales se concentran en Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos y México.

¿Y qué va pasar en la próxima edición?

Para contestar a esta pregunta se ha invitado a participar en un debate abierto a todos los congresistas. Un brainstorming para determinar el enfoque de 2020, es decir, la estructura ¿conviene mantener las dos jornadas y media? ¿Son el miércoles, jueves y viernes los días idóneos? ¿No sería mejor de martes a jueves? ¿Qué temáticas marcarán se deberían contemplar en lo sucesivo? Dado el abanico de tecnologías, inteligencias y formatos que afloran en el territorio digital, la propia denominación también ha salido a debate, Y como opciones se han barajado tres títulos: Congreso de Contenidos Digitales, Congreso de Mentes Digitales o Congreso de Industrias digitales. Ahora, está en vuestras manos, en las de quienes habéis creado un vínculo y un compromiso con el Congreso durante estos años. El resultado lo conoceremos a medida que nos acerquemos a la próxima convocatoria.

Para terminar, quisiera dar las gracias a las empresas e instituciones que han colaborado económicamente este año posibilitando que haya más plazas de asistentes en el Congreso. Gracias al estudio de producción de audiolibros Tecnison-Eclair, a la empresa tecnológica Lantia, a la plataforma de distribución Bookwire, a la empresa tecnológica Content Away y a la Fundación Telefónica. Y, por supuesto, gracias a la Diputación Provincial de Huesca, al equipo técnico, a la UNED, al Ayuntamiento de Barbastro y al equipo de Dosdoce.

GRACIAS a todos los que hacéis posible este escenario de ideas transformadoras. Una encrucijada cada vez más nutrida de contenido, reflexión, pistas para emprender, para pensar, crear, escribir y seguir marcando páginas para no parar de leer.