ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent

Publicaciones

Boletín DARA. Archivos Comarcales de Aragón

La España vacía o la España vaciada. Dos caras de una misma moneda que se vislumbran cada una bajo un cambio de foco, y siempre lo hacen sobre el mismo territorio, el del medio rural. Este medio rural en el que nos desenvolvemos los archiveros comarcales, archiveros que prestamos el servicio de archivos a pequeños ayuntamientos que no pueden permitirse contratar a un archivero fijo en su plantilla de personal.

Si bien las Comarcas heredaron el funcionamiento de las antiguas mancomunidades y acrecentaron sus servicios mediante las transferencias delegadas por el Gobierno de Aragón, no fue esa la suerte de los archivos, que a pesar de ser una de las competencias transferidas siguió basándose en la voluntariedad de los ayuntamientos que quisieran acogerse al servicio.

Por suerte, esa voluntariedad se ha hecho manifiesta repetidas veces a lo largo de casi 20 años, fecha de constitución de las comarcas, en aras a la dinámica generada por las mancomunidades creadas 10 años antes. Pero una serie de factores han devenido en la disminución, no del servicio de archivos sino en la demanda de profesionales de archivos.

Probablemente esos factores tienen que ver con la despoblación, nuestros pueblos cada vez tienen menos gente empadronada y más habitantes de temporada; con la transformación de la administración tradicional al entorno electrónico, lo que conlleva un cambio de soporte; y con el cambio de prioridades que genera el modelo económico perfilado en cada administración territorial, entre los que no se encuentra la cultura.

En síntesis: con la administración electrónica aunque se han diversificado los procedimientos respecto a la gestión de servicios fijos y continuos, la sensación que da es que se genera menor documentación pues se reduce el papel y el papel ocupa espacio, mientras que el documento electrónico no. Lo que lleva a tener una sensación equivocada sobre la necesidad de su organización y sobre todo del modo de abordar su correcto archivado, especialmente, cuando se confunde la función de los tramitadores de expedientes electrónicos con sistemas de archivo electrónico. Ante esta situación, los gestores vinculan la función del archivo al soporte papel, así que reducen la contratación de archiveros reservándola para cuando hay que acometer inventarios o proyectos culturales con documentación antigua, y ni aún de este modo recurren a un perfil técnico archivístico, sino que recurren a historiadores, o en el caso de que tengan aún documentos del siglo XX les basta con auxiliares administrativos, pues “esas cajas de ahí ya son documentos viejos”.

Al final, 30 años más tarde, paradójicamente nos encontramos casi en el punto de partida, con muchos menos técnicos de archivos en las plantillas y, volviendo a reivindicar nuestro lugar en la administración. Intentando que los gestores tomen conciencia de la importancia que tiene un archivero en la nueva administración electrónica, pues como bien sabemos los que nos dedicamos a los archivos, no todo se encuentra a golpe a click, primero hace falta “amasar” bien la materia prima que manejamos.

Este y no otro es el motivo de redacción de este Dara-Novedades dedicado a los Archivos Comarcales, en el que han colaborado con su experiencia los archiveros comarcales de la provincia de Huesca que continúan día a día pateando nuestros pueblos.

Laura Fontova. Archivera de la Comarca del Somontano de Barbastro. 11/07/2020

Recuerdos para la memoria

 

El Archivo de la Diputación Provincial de Huesca

 

Expediente de adquisición de un coche mortuorio (1934)

Con motivo de la festividad de Todos los Santos, el Archivo de la Diputación de Huesca muestra el expediente de adquisición de un coche mortuorio (1934).

El servicio de traslado de cadáveres, si bien era de competencia municipal, parece ser que lo realizó la Diputación a través de su departamento de Beneficencia hasta 1959 cuando lo asumió el  Ayuntamiento de la ciudad.

El expediente está formado por documentos, catálogos y fotografías de los coches mortuorios tirados a caballo, que pueden resultar de interés vistos desde la perspectiva de hoy en día.